ADN Energético

Camino al deleite


A veces toda la humanidad experimenta tristeza, en diferentes momentos y niveles, pero la experimenta.

Esto sucede por ciertas acciones ocasionadas desde la creación del mundo. Antes de eso solo había alegría pura, plena e infinita.

A veces hay momentos de alegría, pero son pasajeros. Son un calmante, pero no la respuesta… porque al final… volvemos siempre a la tristeza…

Pero la tristeza es solo una alarma de nuestro Creador, una alarma que nos empuja a buscarle y experimentar su Luz.

Con fe, la alegría real se hospeda. Solo así podremos llegar a cumplir el propósito que nos devuelve poco a poco al jardín.

La presencia en la tierra es encaminar nuestras almas individuales a su corrección y así lograr la reparación grupal que nos devuelva a ese estado infinito de felicidad.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

Deja un comentario