Historias

Mi Ciudad Saludable

Los Guachimontones: Teuchitlán, México


0 comentarios

¿Cómo desearías que fuese tu PRIMAVERA vez? Siempre hay lugares singulares que despiertan curiosidad y una cierta admiración. 

Así fue ese día, nuestra PRIMAVERA vez en Guachimontones, un sitio arquitectónico localizado en Teuchitlán, México.

¿Y qué significa Guachimontones?

Hay muchos significados que se encierran en su palabra, pero en resumen se trata de “pirámides” o “estructuras”.

 

Los Guachimontones fueron declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Allí puedes encontrar estructuras/ pirámides circulares, patios circulares, juegos de pelota, terrazas y espectaculares vistas panorámicas.

¿Por qué circulares? Porque los círculos nos recuerdan movimiento, flujo, aire. De hecho, el círculo simboliza perfección espiritual, fe: el final está en el comienzo y el comienzo está en el final. Es un ciclo infinito, la luz trascendente.


¿Quieres conocer más?

Hemos grabado a nuestro amigo mexicano, Gerardo Díaz, quien nos brinda un pequeño recorrido por la historia de estas estructuras peculiares. 

¡Que disfrutes la conexión con este sitio de paz!

Si algún día estás en México y llegaras a ocupar a un amigo que te transporte o te cuente historias, no dudes en contactar a Gerardo: +52 1 33 3485 0803 o al correo: gerardo.diazt@hotmail.com

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Leer Más

ADN Energético

El concepto de emuná (fe)


0 comentarios

Las letras nos enderezan, nos arreglan el cerebro y el cuerpo. Estas nos enseñan EMUNÁ (אֱמוּנָה), palabra hebrea normalmente traducida como FE, pero no la FE que nos han enseñado siempre. 

Emuná significa ver más allá de la razón. Trascender para observar y conocer la verdad, la firmeza, la fidelidad.

La emuná nos conecta con nuestra esencia, el Ser, nos va mostrando el camino y nos pone situaciones que prueban esa verdad.

Emuná viene de la raíz “Amén”  (א – מ – ן). De hecho, si observamos las siguientes palabras hebreas, podemos notar que todas contienen la raíz (א – מ – ן) en su composición:

  • Omán (אוֹמָּן): artesano, artista
  • Omanút (אוֹמָּנוּת): arte
  • Leha’amín (לְהַאֲמִין): creer, confiar
  • Lehit’amén (לְהִתְאַמֵּן): entrenar, practicar

Así como el artesano/artista, que trabaja y pule sus creaciones, así mismo consiste nuestra labor con la emuná.

La emuná se entrena para ser parte natural de la vida. Es aceptar que todo proviene de una Fuente y que debemos estar agradecidos, entendamos o no.

La emuná es el entrenamiento espiritual que nos acerca al estado original de la consciencia dando balance a todo. Es hacer brillar el alma.

La emuná ayuda a desarrollar todas las potencialidades del ser humano, eso es educación.

La solución es SIMPLICIDAD cuando dependemos completamente de un Creador que conoce cada código, y por lo tanto, nos da seguridad de estar en buenísimas manos.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

 

Leer Más

ADN Energético

Los mil escarabajos de plata


0 comentarios

Nació una niña con apariencia de peluche, con blancos vellos… Fue así como surgió la idea de parte de su abuela en llamarla con ese nombre: Peluche. Antes de morir, doña Clotilde le recomendó a su nieta jamás olvidar este cuento, que ella misma aprendió de su matrona y lo guardó en su interior hasta el momento en que llegó a leérselo en repetidas noches junto a su cuna: Los mil escarabajos de plata.    
                                                                
Detrás de la casa, su madre había sembrado un jardín que jamás floreció, pues una plaga de insectos (los cuales utilicé en el título del relato), se había comido su follaje. Aristina, su madre, una mujer de buen parecer y de cuerpo esbelto, jamás volvió a regar tales matas doradas por el sol.

En ciertos momentos, Aristina había recurrido a bañar el patio de cenizas, con tal de lograr el exterminio de los escarabajos de plata, una plaga tediosa. Según ella no importaba si también perecían las plantas. Además, ella misma prometió cortar toda mata de raíz, sin importar cuál fuera la rosa más bonita; se sentía estresada por los chirridos que llegaban del patio con la tierra agrietada.

Peluche lloraba y lloraba con el pelo bailoteando bajo el  dintel de la ventana de su aposento, junto a su pequinés, el cual parece haber visto también aquel misterio en los ojos de la niña a causa de la fantasía creada por influencia de su abuela.                                                      

La niña lloraba repetidamente. Siempre que despertaba con la ilusión del vislumbre de las noches de plata, al llegar la mañana, solo veía el aterro de ceniza blanquecina.  

— ¿Por qué lloras?, preguntaba su madre, Aristina.

— Abuela dijo que los jardines detrás de las habitaciones jamás debían cortarse, y tú quieres hacerlo, eso no debe pasar porque ahí viven las princesas, los ángeles que cuidan a los niños, también los escarabajos luminosos que me dan su luz por las noches sin sueño. Además, con ellos me divierto. Abuelita también me dijo que el cielo no tiene estrellas, tampoco existe la luna; que en el universo solo existe “el sol” y la inmensidad, porque eso es lo único que se mira en los días sin nubarrones. Y las estrellas y luceros que miramos en él, son los reflejos del mar, porque los astros no son más que rocas negras que reflejan la luz de los océanos, sin embargo, mis escarabajos compensan con la lumbre y rayos de plata cuando ellos extienden sus alas. Yo le creo a mi abuelita que está en el cielo, pues ella me dijo que cuando muriera se quedaría conmigo en el jardín ceniciento, junto a los escarabajos, mientras yo me hacía grande, ¿verdad abuelita?                                      

— Mi madre estaba loca, igual que tú, dijo Aristina.

La niña lloraba más.

— Mi abuelita no estuvo loca. Los escarabajos sí existen, no es mi culpa. Y lo puedo asegurar porque yo misma los he visto al caer la “negra”. Ellos alumbran por mi ventana en las noches sin luna. Por allí mismo veo cuando chirrean con sus alas en alto, como un montón de pollitos cuando quieren volar junto a su mamita. Además, suenan sus alas como cuando tú regabas las matas muertas, que decías. Tengo mil escarabajos que destellan como los relámpagos de mayo, con quienes me divierto en la oscuridad.

— Estás igualita a mi madre, loca y recontra loca, dijo Aristina, quien después salió hacia la sala en busca de sus hijos para decirles que la niña deliraba.

La niña está loca, dijo con asombro mientras Peluche reía a carcajadas en la ventana. Llegaron todos a su cuarto. Al percatarse, la encontraron contándolos y nombrándolos, mientras reía, como si alguien le hiciera cosquillas. Se detuvieron tras sus espaldas.

— Tú te llamas lumbre, dijo la niña. Aquel lumbrito, tú te llamas luna, tu estrella, y tú ¡abuelita!

Lo hacía solo al señalarlos, con el dedo índice, como si lo que veía se lo estuviera mostrando a otra persona.

— Abuelita, ¿por qué dices que no hay luna?

Su madre y sus hermanos estaban con los ojos desorbitados, cegados por la incredulidad y asombro (…) La niña hacía pausas, como si conversara con alguien.

— ¡Ah!, respondía, ¿entonces la luna y las estrellas son mis escarabajos de plata que dan su luz en nuestro cielo? (…) El sol se ve por la claridad del día. ¿Y las estrellas, mis escarabajos?, preguntaba la niña, (…) ¡Ah!, respondía. Solo ella escuchaba la voz de su abuela.

— Sí, no hay dudas, dijeron todos.

— Mi madre, dijo Aristina, hace más de dos años que murió y me dejó a mi niña loca. 

— Asimismo, respondieron sus hermanos.

— Mi abuelita no se ha ido, dijo la niña. Todos los días está con mis escarabajos dentro del jardín.

Sin decir más palabras, la tomaron de la ventana y la llevaron a los sillones de la sala, sin que ella ni siquiera le tomara alguna importancia. Reía sin cesar, así, como si alguien le hiciera cosquillas. Cuando se soltó de los brazos de sus hermanos, corrió de nuevo hacia su abuelita, con el vaivén de sus manitas. Con las sombras de la noche, se escucharon otra vez sus risas a carcajadas, ahora más fuertes. Sus hermanos y su madre, Aristina, se percataron de nuevo, como diciendo: ¡ay Dios mío!

Al abrir la puerta, vieron algo que vislumbraba y a la niña cerca de la misma ventana, de pie, encima de las almohadas con la mirada hacia afuera. Entraba mucha claridad. Sin decir nada, se asomaron junto a ella. Vieron cómo todas las hojas de las matas danzaban. Las que para ellos siempre estaban secas, ahora estaban con verde follaje.

Los escarabajos de plata estaban entre las ramas del jardín, alzaban las alas, es decir, las mismas que brillaban con la luz de la luna, ahora con dirección a la ventana en donde la niña casi se queda moribunda de la risa; sin tomar en cuenta, que la presencia de su abuelita era un fantasma con más de dos años de muerta, como ya anteriormente lo había mencionado su madre.

Aristina y sus hermanos llenos de asombro, procedieron a contar los escarabajos (intrigados por la cantidad que dicta el cuento) mientras estos sonaban sus alas, como un chischil.

¡Sí son mil escarabajos de plata!, confesaron. Y por siempre acompañaron a la niña en las noches de escarabajo en su ventana.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Autor: Juan Antonio Guzmán
Dibujo: Freevector

Leer Más

Mi Ciudad Saludable

Mapaches creativos y sanadores


0 comentarios

Estuvimos en la casa de nuestros padres tomando café y compartiendo algunas anécdotas de las épocas colegiales, obviamente nos reímos mucho de nosotros mismos. 

Al rato, a nuestra familia se le ocurrió preparar un riquísimo pastel de yuca para la cena. Llegado el momento, comenzamos a degustar.

No íbamos ni por el segundo bocado, cuando de repente algo cayó del techo, traspasando una lámina.

Nuestra madre estaba sentada justo debajo de esa lámina. Sucedió tan rápido que lo único que hicimos fue gritar y reírnos:

— ¡Son los mapaches! 

Luego comenzamos a escuchar:

— ¡Cuidado! ¡En serio! Los mapaches tiene rabia y son agresivos.

Sabíamos que esto iba a suceder porque al llegar a la casa, nos contaron que hace días una gran familia de mapaches andaba en el techo.

No se escuchó nada, fue como si ellos se hubiesen acercado en silencio, calculando.

Solo cayeron. Por cierto, fueron los bebés mapaches que cayeron. ¡Imaginen si hubieran caído los padres! 

No pudimos hacer nada, entonces tuvimos que llamar a los bomberos para que vinieran a llevárselos.

Fue un momento muy gracioso, jamás pensamos que tendríamos una noche tan “natural”. Y como somos tan curiosos, comenzamos a buscar algunas características de los mapaches, más allá de lo que ya se “dice de ellos”. 

Nos dimos cuenta que estos son creativos y tienen un fuerte sentido del olfato, pero lo más interesante, y lo que tal vez se conoce menos, es que los mapaches están siendo objeto de investigación.

¿Investigación en qué?

Se usan para detectar radionúclidos en algunos alimentos que consumimos y que están en zonas de industrias nucleares, o para verificar metales pesados (contaminantes ambientales)  en la cadena alimenticia.

¿Y qué son los  radionúclidos?

Según el Instituto Nacional de Cáncer, se refiere a la “forma inestable de un elemento que libera radiación a medida que se descompone y se vuelve más estable. Los radionúclidos se pueden presentar en la naturaleza o se pueden producir en el laboratorio. En el campo de la medicina, se usan en las pruebas de imaginología y para tratamiento, como destruir tumores”.

Los radionúclidos se pueden difundir en el aire, en el suelo, en el agua o en los alimentos mediante la cadena alimenticia que se efectúa en el proceso de obtención de energía entre distintas especies.

Ahora sabemos que los mapaches son muy especiales y que están teniendo un papel importante para mejorar la salud pública.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Noticias Mi Ciudad

 

Leer Más

Mi Ciudad Saludable

La importancia del olfato


0 comentarios

No se trata de una simple nariz o un tema de estética. La nariz importa y el sentido del olfato va más allá de lo que conocemos.

Ya sabemos que el olfato puede identificar aromas, o incluso nos puede ayudar a reconocer ciertos lugares, sensaciones o momentos…

Hay una frase que dice: “la calidad de tu respiración determina la calidad de tu vida”. Y es una frase real, real para la mente y el cuerpo. 

Hace algún tiempo sucedió. No sabemos exactamente qué o cómo pero parece que perdimos ciertas conexiones en el cerebro.

Por supuesto que necesitamos que el oxígeno viaje por el cuerpo y cumpla sus funciones, ya que este actúa como una especie de lubricante.

No poder oler, tener seco por dentro o tener poca apertura para el aire fresco, es algo que afecta, estorba y cansa.

Estas condiciones nos ponen en una especie de sobrevivencia, específicamente en ciertos momentos, con ciertos alimentos, con ciertos climas o con ciertas energías presentes.

Pero el olfato no trata solamente de percibir olores (como nos han enseñado). Dentro de nuestra nariz se encuentran muchísimos receptores que también activan nuestros momentos de placer al comer.

Esto quiere decir que necesitamos de toda su estructura para comer como se debe, incluso tener nuestros músculos relajados para masticar. Si algo está obstaculizando, es muy difícil que todo fluya con serenidad.

Es algo así como un fregadero, si hay algo estancado en los tubos, el agua que cae del grifo puede que no corra bien, afectando el drenaje, y por lo tanto, impidiendo un buen desagüe. Todo se paraliza.

Claramente existe una relación entre el olfato y gusto, su vinculación es imprescindible, he ahí la frase que dice: quien pierde o disminuye el olfato pierde o disminuye el gusto.

Pero, hay algo muy muy interesante. Según enseñanzas espirituales, el olfato actúa como un puente, conectando el mundo físico y espiritual, o en palabras más lindas, es la conexión del alma. Cuando no respiramos bien, se ha perdido la conexión del cuerpo con el alma.

Ya desde la creación del mundo se escondía uno de los secretos de la historia de Adam (de la humanidad). D-s le insufló aliento de vida, y así, se formó un ser viviente.

De hecho, “alma” en hebreo se dice “neshamá”, que también se traduce como “aliento”.

Entonces, si el olfato tiene que ver con una conexión entre cuerpo y alma, sin duda tiene que ver con la percepción, con recibir aquello que no es tan obvio ni tan común.

Este regalo puede llenar a una persona de felicidad y sabiduría, pues es el encuentro con la verdadera esencia.

Solo allí se aprende a calmar el alma, a buscar maneras creativas para solucionar detalles. Por supuesto que todo depende del Creador, quien conoce absolutamente toda la programación.

Cada evento es una enseñanza para aprender a depender y despertar ese viaje que nos conecta a la fuente, y nos trae serenidad.

El olfato es el sentido más elevado. Se puede oler la esperanza y fe por reparar cada alma que busca mejorar el mundo.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Niñas con grandes espíritus


0 comentarios

Sentando en el parque central de Antigua Guatemala, mientras me comía un helado, logré ver a un grupo de niñas, habitantes de la ciudad, algunas con 4 años y otras con 10.

Me quedé observando lo que hacían. Me llamó mucho la atención que, a pesar de ser tan pequeñas, tenían que trabajar, quizás por gusto o por obligación para poder llevar algunos quetzales a su casa, lo más seguro, la segunda opción.

Por ratos ellas se olvidaban de su deber y se ponían a jugar, incluso (digo yo), a debatir o comentar algún tema.

Lo que más me llamó la atención fue que, a pesar de sus condiciones económicas y sus carencias, ellas nunca pararon de reírse y divertirse.

Fueron las risas más dulces y sinceras que había visto, me contagiaron de tanta dulzura, amor y paz. Fueron detalles que marcaron mi viaje.

Me sentí con mucha tranquilidad, y justamente en ese momento, reflexioné… Me preguntaba cómo unas niñas tan pequeñas sabían pasarla tan bien, y sin necesidad alguna de tener grandes lujos o comodidades, ellas jugaban y jugaban…

¡Qué importante es saber que con poco, puedes ser y hacer feliz a otros! ¡Qué importante es apreciar lo que tenemos! ¡Qué importante es estar siempre alegre! ¡Qué importante es hacer de la vida una fiesta!

Niñas pequeñas pero con grandes almas. 🙌🍃

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Autor: Ignacio Ortiz
Fotografía: Ignacio Ortiz
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

ADN Energético

La compra del CD de música


0 comentarios

¡Qué alegría cuando los pequeños detalles encienden! La música siempre ha sido y es la gran seductora de nuestra vida. 

Hace algún tiempo muchos comprábamos discos compactos (CDs) para poder escuchar a nuestros cantantes favoritos.

En esas épocas los CDs eran costosos, entonces debíamos ahorrar para comprarlos nosotros mismos, suplicarle a nuestros padres que nos ayudaran o pedirlos como regalo.

— Ahora tenemos acceso a más música, pero a veces no la disfrutamos porque antes había una emoción particular cuando comprábamos un CD, sobre todo cuando éramos más jóvenes, ya que eran caros, entonces, los pocos CDs que teníamos, los escuchábamos y escuchábamos. Eso era especial.

En esa época se expresaron muchas alegrías porque pudimos disfrutar de las melodías, pero conforme pasaron los años, fueron apareciendo nuevas formas de escuchar música, y no fue malo, simplemente fue distinto. 

Hace algunas semanas quisimos realizar una compra. Fue algo extraño, se introdujo una emoción muy grande por tener el nuevo CD de U2, “Songs of Experience”. Cuando llegó, fue como si nunca hubiésemos visto un disco.

Fue único volver a sentir el paquete y detenernos a LEER y DIGERIR cada letra, y qué decir de volver a utilizar el dispositivo para escuchar las canciones.

— La ventaja es que tenemos un carro con lector de CDs,  algo que ya no teníamos en la casa porque todo cambia. Ahora es un buen pretexto. Es la emoción de volver a sentir el disco, de leer las letras y de escuchar, escuchar y escuchar. 

No sabemos ni cómo explicarlo, solo sabemos que fue algo muy lindo. Como niños nos subimos al auto y nos fuimos a pasear con “full” volumen escuchando cada canción, especialmente una llamada “Get out of your own way”. 

Realmente a veces hay detalles que nos conectan con nuestra alma. El hecho de sentarse y pensar qué amamos, qué nos hace vibrar y qué anhelamos, nos arroja un sin fin de “palabras claves” que nos ayudan a vivir con “full” música en todo momento y lugar.

— Es mágico. Creemos que han pasado por lo menos 10 años en que no comprábamos o no nos compraban un CD. Estamos muy agradecidos.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Impresiones de la película “Desert Dancer”


0 comentarios

Hace tiempo no llorábamos al ver una puesta en escena. Para muchos tal vez es un secreto que el baile o la música están prohibidos en ciertos lugares.

Meses atrás queríamos mirar la película “Desert Dancer”, pero solo hace poco nos sentamos para apreciarla en todo su contexto.

La película se desarrolla en Irán. Muestra la historia real (y seguro habrán muchas historias similares en anonimato) de un bailarín que desea expresarse, y junto a un grupo de amigos, emprende la odisea.

Arriesgando sus vidas, comienzan a ensayar, ocultos, en un espacio aislado que no levante las sospechas de aquellos que impiden el arte, específicamente el BAILE.

Esta expresión artística fue prohibida en Irán, pues era considerada un “delito” ante los ojos de las autoridades.

Pero entonces, ¿a quién iban a mostrar esa pasión? ¿Al aire? ¿A la soledad? El grupo quería mostrarlo a una audiencia, así que decidieron arriesgarse.

Después de varios ensayos, esta compañía clandestina (formada por pocos bailarinas) viaja al desierto para mostrarle a un público exclusivo sus más íntimos sentimientos y movimientos.

La película continúa y… 
 
— ¿Así que eres artista?, pregunta uno de los miembros del partido político electo. Golpéenlo artísticamente (dando órdenes a su equipo).
 
Ya no les contamos más. Véanla… ¡Hace tiempo no sentíamos algo tan humano…. la expresión gritando por todos esos años en búsqueda de libertad, del SER, de vivir conectados a la fuerza infinita que nos CREÓ como energía danzando!

Así se siente, ahí, en el vacío del vientre, ahí en el rojo del latido… y ahí… en el espacio eléctrico que colabora con la armonía del Universo.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte
aquí.

Dibujo:
Freepik

Leer Más

Emisarios de Ilusión

Los propósitos de Dios. Una historia real


0 comentarios

Los propósitos de Dios son más grandes. Hoy nuestro día termina con emociones fuertes y con agradecimiento. 

Inicié el día quitando los adornos y el árbol de Navidad. Carlos, como pocas veces, pudo llegar tempranito y nos invitó a cenar. Al estar con tanto trabajo, le pedí quedarme.

Mientras subía el árbol, escuchamos un pajarito. Salimos a buscarlo… era un pichoncito que apenas podía volar.

Lo cogimos para ver que hacíamos (por la casa hay muchos gatos en los techos y no hay árboles cerca).

Preocupados llamamos al veterinario de Rua. Al describirle la situación nos dice:

— Se va a morir, lo pueden dejar afuera (ya estaba oscureciendo) para que la mamá lo busque, pero se lo puede comer un gato. 

Finalmente nos dijo:

— Lo cuidan por quince días para que le crezca la colita y pueda volar… Le pueden dar alpiste y agua con miel de abeja. 

Lucy, emocionada, le puso “SEBASTIÁN”.

Carlos se fue corriendo a una veterinaria a conseguir todo. Al llegar a la casa, con lágrimas en los ojos, me dijo que somos afortunados. 

Nos contó que después de comprar las cosas en la veterinaria, un muchacho se le acercó.

— Doctor, ¿usted no me recuerda? Yo trabajaba con usted en el hospital… le ayudaba… Doctor, tengo cuatro meses sin trabajo y no tengo casi para comer… 

Carlos lo reconoció e inmediatamente le ayudó económicamente (efectivamente lo recordaba como un muchacho responsable). 

Al preguntarle por sus datos para contactarlo si encontraba un trabajo, el joven le contestó:

— “ME LLAMO SEBASTIÁN”.

Creo que no existen las coincidencias, sino la mano de Dios que nos deja enseñanzas de vida y oportunidades para ser instrumentos de bien.

Aquí está nuestro Sebastián… a la espera de que crezca su colita.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte aquí.

Dibujo: Freepik
Autora: Marlen Fallas
Noticias Mi Ciudad

Leer Más

ADN Energético

El viaje del deleite


0 comentarios
Cuando hay amor espiritual, simplemente una fuerza interna se despierta y no es fácil detenerla. Ese es el viaje del deleite.
 
Todos somos seres espirituales buscando el camino, preguntando, creciendo, aportando, aprendiendo. Todos estamos llenos de historias y peculiaridades.
 
Debemos reconocer que no contamos con muchas respuestas, y también debemos reconocer la inmensidad de esta infinita creación.
 
Claro está que todo se percibe distinto, en diversos niveles. No siempre es fácil, pero deseamos esa luz eterna y permanente. Para allá vamos… con más deleite.
 
Cada vez que nuestra mente o voz pronuncia un agradecimiento, se nos desborda un amor sin definición. Cada vez que vamos adentro, se nos abren manuscritos desconocidos.
 
Es un estilo de vida inteligente y sabio. Al acercarnos al Creador, nuestras almas se hacen más minimalistas, en el sentido de vivir simples, conscientes y con propósito.

Si quieres recibir nuestros escritos y llenarte de luz, puedes suscribirte
aquí.
 
Dibujo: Freepik

Leer Más